miércoles, 2 de junio de 2010

Desarrollo Sustentable

En los últimos años el tema “ecológico” ha estado de moda.
Lamentablemente al referirnos a ecología, deterioro ambiental es lo que más predomina al referirnos al tema y es algo realmente preocupante.
El materialismo actual hacia la naturaleza que se ha venido practicando, ha conducido a tener que reconocer el crimen ambiental como una acción generalizada y actual, por lo que la sociedad ha tenido que recurrir a la norma jurídica con el fin de regular, sancionar e incluso penalizar las acciones propiciadas por nuestra propia ignorancia o avaricia.
Lo anterior impone la necesidad de crear y establecer en la Ley Primaria que norma al Estado, órganos con autonomía de actuación, evitando así la concentración del poder y obteniendo con ello una mayor especialización, agilización, control y transparencia de sus atribuciones.
El desarrollo sustentable se presenta como una alternativa a los modelos que han propiciado la degradación del ambiente, a partir de la búsqueda de respuestas creativas para corregir las fallas y evitar nuevos problemas; si bien enfrenta dificultades derivadas de su aplicación a muy complejos contextos regionales que exigen soluciones específicas.
Primero debemos entender que el desarrollo sustentable es un término que se aplica al desarrollo socio-económico y fue formalizado por primera vez en el documento conocido como Informe Brundtland en 1987, fruto de los trabajos de la Comisión Mundial de Medio Ambiente y Desarrollo de Naciones Unidas en 1987.
El desarrollo sostenible debe satisfacer las necesidades de la sociedad como alimentación, ropa, vivienda y trabajo. Asimismo, el desarrollo y el bienestar social, están limitados por el nivel tecnológico, los recursos del medio ambiente y la capacidad del medio ambiente para absorber los efectos de la actividad humana.
Se sugieren tres reglas básicas en relación con los ritmos de desarrollo sostenibles.
Ningún recurso renovable deberá utilizarse a un ritmo superior al de su generación.
Ningún contaminante deberá producirse a un ritmo superior al que pueda ser reciclado, neutralizado o absorbido por el medio ambiente.
Ningún recurso no renovable deberá aprovecharse a mayor velocidad de la necesaria para sustituirlo por un recurso renovable utilizado de manera sostenible.
La justificación del desarrollo sostenible proviene tanto del hecho de tener unos recursos naturales limitados (nutrientes en el suelo, agua potable, minerales, etc.), susceptibles de agotarse, como del hecho de que una creciente actividad económica sin más criterio que el económico produce, tanto a escala local como planetaria, graves problemas medioambientales que pueden llegar a ser irreversibles.
Al hablar de desarrollo sostenible hablamos de procesos productivos. Un proceso productivo consiste en transformar entradas en salidas (insumos en bienes y servicios) por medio del uso de recursos físicos tecnológicos y humanos.
Un proceso productivo incluye acciones que ocurren en forma planificada, y producen un cambio o transformación de materiales, objetos o sistemas, al final de los cuales obtenemos un producto.
A lo largo de mucho tiempo los seres humanos utilizamos a la naturaleza para bien propio sin tomar conciencia de los daños que ocasionamos día a día con las diferentes actividades rutinarias, no solo en la actualidad se crearon cambios ambientales si no ya desde tiempo atrás. La evolución en los seres humanos se le conoce como el conjunto de transformaciones o cambios a través del tiempo que ha originado la diversidad de formas de vida que existen sobre la Tierra a partir de un antepasado. Por ello es importare destacar en la ecología que siempre se a buscado el bienestar de las personas dependiendo de la naturaleza a fin de aprovecharla al máximo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario